F1 Rubalcaba Team

El movimiento de Rubalcaba ha sido propio de un jugador profesional, frío y calculador de ajedrez. Un movimiento ganador. Voy a pasar de puntillas por el nombramiento del resto de ministros. Ahora mismo estar en el ejecutivo de ZP es una patata caliente, un reto que no todo el mundo está capacitado para afrontar.

Dicen que ha sido el propio José Luis Rodríguez Zapatero quien ha decidido los cambios de gobierno. Pongo esta afirmación en cuarentena, porque detrás de todo cambio de este calibre debe haber un consenso de partido. Y así parece que ha sido. Los nuevos cargos los ocupan personas que pueden ser “quemadas” por la sociedad, que pueden desaparecer de la noche a la mañana del aparato socialista y no pasar absolutamente nada.

Parece que, de las pocas personas bien valoradas por los ciudadanos, está Rubalcaba. Y he dicho que la maniobra debe ser fruto del consenso, porque la posición que adquiere ahora el primer vicepresidente, a pocas décimas de la pole position, hace sospechar.

La batalla, de aquí a las elecciones generales, que van a tener que lidiar los socialistas tiene dos pilares: crisis y terrorismo. En el primero, poco o nada pueden hacer. Hasta ahora han demostrado una gestión nefasta y con consecuencias de la crisis. Es uno de los pilares porque, por fortuna, la crisis tiene una envergadura mundial, y puede que España se aproveche del rebufo del resto de Europa para salir de la situación actual. Pan y circo, dice el dicho popular.

Circo lo tenemos a diario, lo que falta es el pan, y si de aquí a las elecciones las circunstancias hacen que los españoles vuelvan a gozar de cierto bienestar económico, el desgaste de una mala oposición llevada acabo por Rajoy y sus secuaces, puede que vuelva a poner en bandeja el gobierno. Aunque a día de hoy se antoja complicado. Y en caso de que España esté reflotando el rumbo y Zapatero pierda las elecciones, se habrá acabado un ciclo en el PSOE y comenzará otro completamente nuevo y en el que no ha de quedar ni un solo resquicio de ZP.

El otro pilar es más que importante: terrorismo. Rubalcaba, desde el Ministerio de Interior, ha encabeza y lo va a seguir haciendo, la lucha contra ETA. La desaparición definitiva de la banda sin contraprestaciones políticas puede empujar al hoy ministro hacia la poltrona del gobierno. Mejoraría su imagen consiguiendo algo histórico, el fin de la lacra terrorista. Y la maniobra socialista es clara. Dar carpetazo a la era ZP  e inaugurar la era Rubalcaba, que pueda “pelear” de tú a tú en las urnas con Rajoy y que dé la sensación de frescura, novedad, trabajo y éxito.

Queda mucho para las elecciones, y antes tenemos la reválida de las municipales y regionales, las elecciones vascas y un sinfín de vaivenes políticos hasta el día que debamos decidir el nuevo gobierno en las urnas. Y aunque ahora cierren filas los socialistas entorno a su líder, Zapatero, poco a poco se irán dilucidando los caminos y colocando a cada uno en su sitio. Y Rubalcaba puede adelantar en la primera curva, o seguir la estrategia de equipo e intentar ganar tiempo en boxes. Tiempo al tiempo…

Anuncios

Los sapeurs de UPN

Los sapeurs son hombres congoleños con un estilo de vida muy concreto. Negros emigrantes en Europa, principalmente en Francia, que al volver a su aldea mantienen la costumbre de ir de punta en blanco, como si de un rico se tratara. Se acicalan, se ponen sus mejores galas, sus zapatos y salen a las calles (por llamarlas de alguna manera, porque no son más que tierra y barro) y son admirados y aplaudidos por sus asombrados vecinos. Muchos de ellos pasan incluso más penurias que el resto de habitantes de la aldea, pero no puede faltarles un buen traje y sus complementos, que responden a todo un código complejo de conducta fundamentado en los colores de los atuendos.

En la sede de UPN, como si de un poblado congoleño se tratara, no se dejan de ver sapeurs. Todos van bien vestidos y tienen como objetivo recibir las palmadas de sus conciudadanos, y los medios que emplean no les importan.

Esta misma tarde han decidido que no van a apoyar los presupuestos de Zapatero, claro que tampoco le van a dar la espalda. Simplemente, el diputado regionalista, Carlos Salvador, se va a abstener. Han escogido la salida fácil y han aclarado su estrategia de gato y ratón.

Con esta decisión no hacen más que ponerse del lado del PSN, que viene exigiéndoles responsabilidad y reciprocidad desde hace meses, en una clara maniobra amenazante y vinculante. Pero también se han puesto del lado de PPN y CDN, porque no le podrán acusar de haber respaldado al ejecutivo que está hundiendo España, ni de todo lo contrario.

Esta vez, merced a los acuerdos de PSOE con PNV (si me pongo a hablar sobre el asunto abro otro blog) y con Coalición Canaria, el voto navarro no tenía más que una simbólica importancia. Lo ha dicho Samuel Caro esta mañana, “con UPN o sin ellos vamos a tener presupuestos”. En cualquier caso, la decisión no me ha sorprendido y, no me cabe duda de que cuenta con el visto bueno del equipo de Roberto Jiménez. Quizá sea la manera menos mala de salir del paso con los presupuestos de 2011. Aunque, con estas decisiones, siguen haciéndole el juego a UPN.

No es difícil de entender, es año electoral y en Navarra nos vamos a divertir, y mucho. UPN hace de gato persiguiendo a los socialistas, y de ratón, dejándose perseguir por todos menos por los nacionalistas, faltaría más. Hoy me doy un beso, mañana le pongo la zancadilla. Y así será hasta que el 22 de mayo, cuando los navarros hablen en las urnas. A excepción de la más que posible declaración de intenciones PPN-CDN, los demás no moverán ficha hasta el día después. Pero me queda la sensación de que UPN va a gobernar sí o sí, aunque tenga que pactar con los de rojo en vez de con los de azul. O viceversa. El caso es mantener el Phanton oficial.