El pacto de no pactar

No ha habido encuentro presupuestario entre el Gobierno de UPN y el PSN. Un no acuerdo que no hay por donde cogerlo. Varios puntos de discordia: Museo de los Sanfermines, financiación de la Universidad Pública y Reforma Fiscal. La situación, a 18 de noviembre está de la siguiente manera:

1- Museo de los Sanfermines: el partido socialista quiere destinar 2´5 millones que cumplan con los acuerdos alcanzados, con “los contenidos no perecederos que ya están comprometidos”, como esta mañana ha reconocido Roberto Jiménez. ¿Un museo sin edificio, pero con contenidos ya adquiridos? Cumplir y después ralentizar las obras hasta que la situación permita acometerlas. UPN por su parte quiere destinar poco más de 4 millones, ralentizar su construcción, pero comenzar las obras ya en 2011, aunque el grueso de gasto llegaría en 2012. Es el punto de desencuentro, pero parece salvable.

2- Financiación UPNA: debate absurdo donde los haya. En el proyecto presupuestario el Gobierno le recorta 6 millones y ahora UPN presenta una enmienda de 5 millones y PSN de 5´5. Diferencia mínima. Además, ambas partes están de acuerdo con la financiación plurianual para la Universidad.

3- Reforma Fiscal: el mayor obstáculo era la exigencia socialista de gravar el ahorro hasta 6000 euros, subiendo los impuestos del 12 al 13%. UPN se ha negado y finalmente PSN no ha registrado ninguna enmienda al respecto. Un paso. De nuevo desencuentro en la base liquidable del IRPF. PSN propone aumentar la presión fiscal a quienes más tienen. Quienes ingresen más de 110000 euros, pagarían el 43% y quienes superen los 150000 euros pagarían el 44%, un punto porcentual más que hasta ahora. UPN se niega en rotundo y avisa que Navarra debe estar mejor que el régimen común y que las Haciendas Vascas. Parece que es el punto de ruptura, aunque estamos hablando de 1´5 millones de euros, de un presupuesto de más de 4000. Pecata minuta. Además, UPN propone una deflactación de la tarifa del IRPF un 1´5%, con un saldo positivo de algo menos de medio millón de euros.

Obviamente hay más enmiendas. PSN ha presentado un paquete por un valor de 24 millones, una cifra que sigue siendo insignificante como para que no se llegue a un acuerdo.

A pesar de remar contra la opinión de Roberto Jiménez, secretario general de los socialistas navarros, yo sí que creo que el acuerdo entre UPN y PSN, en este año electoral, era fingir desencuentro. Navarra tendrá presupuestos y aparentemente UPN defenderá su postura y PSN conseguirá sus enmiendas por la aritmética parlamentaria. De cara a la galería, UPN gobernará solo y los socialistas harán oposición, algo más agresiva que en los tres años anteriores en los que han sido “amigos” de Miguel Sanz y sus consejeros. El último año de legislatura, el pacto ha vuelto a salir adelante, el pacto de no pactar.

Maniobras que, visto el Navarrómetro, cada vez aclaran más el horizonte y Yolanda Barcina se postula como nueva presidenta foral, y Juan Moscoso como alcalde de Pamplona.

No quiero cerrar este post sin reseñar algunas enmiendas presentadas que me han extrañado. Empiezo por PSN:

– Plan de lucha contra el fraude fiscal, 1000 euros (me parece una cantidad irrisoria).

– Convenio innovación UPNA, 100000 euros (me extraña que lo desliguen de la enmienda general de financiación de la UPNA)

– Mejora de la empleabilidad de los desempleados, 2´6 millones (me parece acertado).

– Bono cultural, 100000 euros (el mismo bono que este año no se ha ejecutado ni en un 30%, caen en el mismo error)

– Me gustaría conocer más en profundidad otras enmiendas: Unión Ciclista Navarra, Basket Navarra, construcción de Centros Cívicos, fomento del Sector Audiovisual.

– La financiación para estas enmiendas proviene del Museo de los Sanfermines y de Salud Mental. Me explica María Chivite que el medio millón de recorte en el programa de Salud Mental proviene de las obras del centro psicogeriátrico que no se iban a gastar. No puede tener otra explicación.

De las enmiendas de UPN, por valor de algo más de 9´5 millones, me sorprende:

– Convenio con el Orfeón Pamplonés, 22000 euros (cifra ridícula, después de reconocer su mérito con la Medalla de Navarra).

– Convenio con la sociedad de estudios vascos, 25000 euros (nadie más la solicita).

– Nuevos centros de investigación de la Universidad de la UPNA, 1´1 millones (le recortan a la pública y no tienen reparos en financiar más la privada).

Este ha sido un modesto análisis a primera vista. En los próximos días los partidos irán posicionándose y concretando sus enmiendas para intentar cambiar los presupuestos. La resolución, los próximos días 22 y 23 de diciembre. ¡Bienvenidos al juego parlamentario!

Cábalas navarrómetras

Bienvenidos al espectáculo de las cábalas políticas forales. Hoy se ha dado a conocer el Navarrómetro, que ha arrojado los siguientes resultados: UPN 17-18 parlamentarios; PSN y NABAI 12-13; PP 5; IU 2; CDN desaparece del mapa político.

Empiezan las especulaciones. La izquierda tiene en sus manos el cambio. PSN-NABAI-IU tendrían mayoría y podrían gobernar Navarra y mandar a UPN a la oposición. Claro que UPN y PSN podrían reeditar sus acuerdos de gobierno y dar continuidad al ejecutivo, quizá con presencia socialista en alguna consejería. A CDN no le queda más que dejarse querer por el PP y llegar a un acuerdopreelectoral.

Santiago Cervera, líder del PPN, ya ha saltado a la palestra pidiendo que las distintas formaciones políticas dejen claro con quién estarían dispuestos a pactar para llegar al gobierno. Maniobra clara, porque a priori, lo lógico sería que la derecha se juntara para hacer frente a la izquierda, lo que supondría un gobierno UPN-PP-CDN. Pero no va a pasar.

No va a pasar porque UPN va a esperar hasta que el pueblo hable el 22 de mayo y poder sacar sus cartas de mano. Va a ser la fuerza más votada, pero aquí los escaños comienzan a cobrar gran valor. Creo que sale bien posicionado PSN. La crisis y los pasos en falso del ejecutivo Zapatero parecía que les iban a castigar, pero el buen hacer comunicativo, la reciprocidad y ese “arrimar el hombro” con el que tanto insisten, perece que puede dar sus frutos.

Las maniobras parecen claras. Después de aprobar los presupuestos comenzará la guerra para debilitar a UPN. Roberto Jiménez, más que nunca, puede ser la bisagra o incluso la llave del gobierno. Si entre PSN y PP consiguen debilitar a Yolanda Barcina y su partido, ganarán fuerza de cara a una futura negociación.

Está claro que UPN se va a agarrar a los volantes de los Phaeton hasta el último momento, y les va a dar igual con quién gobernar. Claro que, PSN tiene un talón de Aquiles llamado NABAI. Después del esperpéntico ridículo de hace cuatro años cuando Ferraz dijo no a los nacionalistas, si ahora entraran a pactar sonaría a sorna. La opción que tienen los socialistas pasa por UPN. Es la más clara.

Como ya publicamos en este blog, parece que el trueque Moscoso-Barcina es claro. Como diría Santiago Cervera, UPSN gobernaría Navarra y Moscoso tendría el bastón de alcalde.

Vaivenes políticos por delante hasta el próximo 22 de mayo. Y todo esto sin tener en cuenta la posible irrupción de la izquierda abertzale. Está claro que van a ser unos meses más que entretenidos. Mi apuesta, a 12 de noviembre es que Yolanda Barcina presidirá Navarra con el apoyo de PSN y Moscoso gobernará Pamplona con el apoyo de UPN. Hagan sus apuestas.

De presupuestos habla la gente

Navarra tendrá presupuestos para el próximo ejercicio. Lo ha anunciado esta mañana el partido socialista en boca de su líder en Navarra, Roberto Jiménez. La historia es que PSN no va a votar en contra ni va a presentar ni apoyar ninguna enmienda a la totalidad, por lo que UPN con sus representación parlamentaria tiene suficiente para dotar a la comunidad foral de presupuestos sin el apoyo de ninguna otra formación. Eso sí, ahora se abre el fuego cruzado y el juego político.

Se confirma la reciprocidad. UPN se abstuvo en la votación de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso (este año su voto no era  necesario, si no que nadie dude que le hubieran hecho el juego a ZP), y ahora PSN da una palmadita en la espalda de los sapeurs de Sanz y Barcina para aparentar una calma artificial y para venderse como el partido de los ciudadanos por encima de intereses partidistas.

La clave está en el Ayuntamiento de Pamplona. Los socialistas ya han movido ficha presentando al diputado Juan Moscoso como candidato. Un primer espada que no iba a renunciar a su vida madrileña si no es por un puesto prácticamente garantizado. Y los regionalistas parece que se quedan sin candidatos de relumbrón. Mi apuesta personal sería Fermín Alonso, pero su juventud le cierra puertas.

El espectro electoral, si transcurre según la lógica, será parecido al actual. La derecha ganará y UPN podrá gobernar, seguramente sin PP y sin CDN. Sí, como lo oyen. CDN está más cerca de ser absorbido por los populares que de tener representación propia. Y UPN prefiere partir peras de estabilidad con los socialistas que volver con los populares de un cuestionado Santiago Cervera en la sede de Príncipe de Viana. La única duda es que Yolanda Barcina, actual presidenta de UPN y candidata al Parlamento foral, es más pro-PP que anti-PP. Aún así, me huele a que vería con buenos ojos un acuerdo tácito que lleve a compartir estabilidad en la Casa Consistorial y en la Diputación.

Lo mejor, que no hablaremos de mayorías y nos seguiremos divirtiendo una legislatura más con los vaivenes políticos. Lo peor, uno ya no sabe a quién votar ni si su voto sirve para algo. Tiempo al tiempo…

Los sapeurs de UPN

Los sapeurs son hombres congoleños con un estilo de vida muy concreto. Negros emigrantes en Europa, principalmente en Francia, que al volver a su aldea mantienen la costumbre de ir de punta en blanco, como si de un rico se tratara. Se acicalan, se ponen sus mejores galas, sus zapatos y salen a las calles (por llamarlas de alguna manera, porque no son más que tierra y barro) y son admirados y aplaudidos por sus asombrados vecinos. Muchos de ellos pasan incluso más penurias que el resto de habitantes de la aldea, pero no puede faltarles un buen traje y sus complementos, que responden a todo un código complejo de conducta fundamentado en los colores de los atuendos.

En la sede de UPN, como si de un poblado congoleño se tratara, no se dejan de ver sapeurs. Todos van bien vestidos y tienen como objetivo recibir las palmadas de sus conciudadanos, y los medios que emplean no les importan.

Esta misma tarde han decidido que no van a apoyar los presupuestos de Zapatero, claro que tampoco le van a dar la espalda. Simplemente, el diputado regionalista, Carlos Salvador, se va a abstener. Han escogido la salida fácil y han aclarado su estrategia de gato y ratón.

Con esta decisión no hacen más que ponerse del lado del PSN, que viene exigiéndoles responsabilidad y reciprocidad desde hace meses, en una clara maniobra amenazante y vinculante. Pero también se han puesto del lado de PPN y CDN, porque no le podrán acusar de haber respaldado al ejecutivo que está hundiendo España, ni de todo lo contrario.

Esta vez, merced a los acuerdos de PSOE con PNV (si me pongo a hablar sobre el asunto abro otro blog) y con Coalición Canaria, el voto navarro no tenía más que una simbólica importancia. Lo ha dicho Samuel Caro esta mañana, “con UPN o sin ellos vamos a tener presupuestos”. En cualquier caso, la decisión no me ha sorprendido y, no me cabe duda de que cuenta con el visto bueno del equipo de Roberto Jiménez. Quizá sea la manera menos mala de salir del paso con los presupuestos de 2011. Aunque, con estas decisiones, siguen haciéndole el juego a UPN.

No es difícil de entender, es año electoral y en Navarra nos vamos a divertir, y mucho. UPN hace de gato persiguiendo a los socialistas, y de ratón, dejándose perseguir por todos menos por los nacionalistas, faltaría más. Hoy me doy un beso, mañana le pongo la zancadilla. Y así será hasta que el 22 de mayo, cuando los navarros hablen en las urnas. A excepción de la más que posible declaración de intenciones PPN-CDN, los demás no moverán ficha hasta el día después. Pero me queda la sensación de que UPN va a gobernar sí o sí, aunque tenga que pactar con los de rojo en vez de con los de azul. O viceversa. El caso es mantener el Phanton oficial.

Elecciones 2.0

Estamos en pleno curso electoral y se nota. Empiezan a perfilarse las posturas de todos los partidos políticos. CDN se acerca al PPN, PSN hace el juego a UPN, UPN hace guiños a derecha e izquierda, los abertzales continúan con su estrategia para entrar en las instituciones y NABAI no necesita enemigos porque le crecen los enanos independientes en su seno.

Un año interesante que cada formación política afrontará a su manera. Invertirán, con más o menos acierto, sus dineros en publicidad estática por las calles, cuñas en las radios, spots televisivos, páginas en los diarios. Intentarán llevar acabo la publicity en su máxima expresión. Todo con tal de conseguir robar un puñado de votos a sus rivales.

Los votantes indecisos van a tener la llave de Navarra en las próximas elecciones. NABAI a virado hacia la izquierda más abertzale. Las ikurriñas decorarán sus mítines, no como en 2007, cuando las escondían en pro de la bandera foral. Defenderán el euskera, el autogobierno y la cercanía al País Vasco e Iparralde. Además de escudar el terrorismo, porque si no se condenan acciones de kale borroka o de terrorismo puro y duro, se entra en un juego peligroso. Creo que lo pagarán en las urnas.

CDN se va a agarrar a un clavo hirviendo con tal de entrar en el Gobierno. Su matrimonio con UPN está caduco y ahora sólo les queda ligar con el PP. Es la gran incógnita. En Navarra somos muy navarros, y UPN suena a gente de casa y el PP huele a Madrid. En cualquier caso, habrá que escuchar al pueblo.

PSN y UPN pueden continuar con la relación de amor-odio que sí que da cierta estabilidad, pero que despista a más de uno. Van a jugar al gato y al ratón hasta el último momento.

Hay quien tiene decidido su voto se presente quien se presente. Uno es fiel a unas siglas, lucha por su partido, acude a los mítines, etc. La gente joven se interesa por la política, pero a su manera. Se valen de titulares de prensa, de anécdotas, de actos concretos. Lo que ven en la televisión o a primera vista en el periódico. Eso sí, los jóvenes pasan horas y horas navegando en la red.

Ahí está el filón este curso político, saber manejar las redes sociales y los blogs. Facebook y Twitter rezuman de jóvenes ansiosos de información y de comunicación. Por eso funciona tan bien Twitter: su inmediatez, su comunicación directa y personal, su entramado social. Acercar la política al ciudadano.

Lo han entendido en el PSN, Roberto Jiménez se pasa horas en Twitter dando su opinión, contestando a los ciudadanos incluso debatiendo con otros líderes políticos. Pero me consta que, quien más va a apostar por la comunicación 2.0 de cara a las próximas elecciones, es el PPN. Santiago Cervera es un amante del Twitter y el tipo de comunicación y relación que consigue con los medios y los ciudadanos. Una herramienta de comunicación potente que ha sabido asimilar.

No es cuestión de adelantar nada, pero el peso de su campaña electoral estará en Internet. Un acierto desde mi punto de vista, aunque no es momento de descuidar la publicidad convencional. Todavía es pronto para apostar íntegramente por la política 2.0, dentro de cuatro años será otra historia, pero me alegra que algunos hayan dado con la tecla y hayan acertado con el camino a seguir. Va a ser un curso más que interesante y bonito…