Debate periodístico

El último decálogo de Miguel Ángel Jimeno me ha hecho reflexionar:

1. Creo en el periodismo
2. Creo en los periodistas
3. Creo en las noticias en los diarios
4. Creo en los diarios de papel
5. Creo en los diarios digitales
6. Creo que la convergencia es un error
7. Creo que el diario tan barato es un error
8. Creo que el digital gratuito es un error
9. Creo que las promociones son un error
10. Creo que las redes no son el futuro del periodismo

En los primeros cinco puntos imagino que la mayoría de los profesionales de la comunicación estamos de acuerdo. La discordia llega en las últimas cinco reflexiones.

¿La convergencia es un error?

Entre lo idílico y la realidad siempre hay un margen, en ocasiones mayor que el deseado. Sería perfecto poder tener mucho tiempo para investigar, contrastar, pulsar todas las opiniones entorno a una noticia, complementar, analizar y corregir cuatro veces el texto. Pero no es lo habitual. El caso de la convergencia puede ser parecido. Quizá lo idílico serían redacciones absolutamente convergentes.

O quizá no. Algunos medios ya han apostado por ello y, la verdad, no parece que sea la panacea porque de haber sido así todos hubieran emprendido las inversiones necesarias para transformar sus redacciones, y se vería en la convergencia el futuro y la salida a muchos problemas de los grandes medios de comunicación.

Mi opinión es que la convergencia resulta inviable y, a pesar de ser la situación ideal, por problemas de tiempo, espacio y dinero, tanto en su constitución como en la ejecución, me parece algo alejado de la realidad. Aunque sobre el asunto, mucho mejor leer y escuchar a los expertos, como Ramón Salaverría.

¿El periódico es barato?

Creo que tiene su precio y que, si el lector debiera pagar lo que realmente cuesta, nadie compraría prensa. Los diarios deben, irremediablemente, dar un giro a sus contenidos. Cada vez parece más claro y está asumido por todos que los periódicos deben sustentarse en el análisis de los acontecimientos, en aportar algo más a la información, en conseguir la profundidad que la inmediatez, a menudo, no permite conseguir. Partiendo de esta base, ahora el periódico tiene un precio aceptado por la sociedad y una subida relevante iría ligada a una pérdida de lectores evidente y a la sazón de anunciantes. Ahora bien, un buen periódico de análisis, con apuestas propias, reportajes, mirada a los acontecimientos futuros, bien desarrollado, con un buen diseño y buenas firmas, debería tener un precio acorde.

¿El digital gratuito es un error?

Creo que no. En Internet la gente cada vez está menos dispuesta a pagar. Son tantas las páginas que ofrecen información que si tienes que rascarte el bolsillo es porque te ofrecen algo único y que merece la pena pagar por ello. La información, de dominio público, no puede ser cobrada por una simple razón. Bastaría con que un blogger se diera de alta y ofreciera en su blog esa misma información, reelaborada, que no copiada, para que cualquier persona pudiera disfrutarla gratuitamente.

¿Las promociones son un error?

Creo que sí, aunque es un campo no periodístico y que merece un análisis de marketing y publicidad, además de un análisis puramente económico.

¿Las redes son el futuro del periodismo?

Si y no. Está claro que Internet y las redes sociales son una herramienta más e indispensable para el periodista. Pueden constituir una fuente de información más, además de una buena herramienta para acercarse a los lectores. Pero en ningún caso debe ser la única herramienta periodística. La profesión sigue siendo de calle, como en sus inicios, y no podemos formar periodistas comodones de ordenador y teléfono. Hay que ir a la noticia, a los protagonistas, no esperar a que vengan al periodista.

Algunas reflexiones sobre el futuro del Periodismo. No hay una tecla mágica, por eso hay debate. ¿Qué opinas?

Anuncios