Salvados

La Sexta es la cadena del deporte, el humor y el sensacionalismo. Así se definen, y así se clasifican con programas como “Salvados”. Jordi Evolé, el famoso Follonero, se sirve del poder que la cámara le confiere para aparentar ser un tío sin vergüenza y osado. Su programa se basa en charlar con el Yoyas (cualificada persona, culta como un premio Nobel, que entre todos sus hitos destaca su agresividad en la segunda edición de Gran Hermano) sobre temas mundanos o acudir a eventos acompañado de un portero-cuentachistes metido a estrella de la tele, con el único propósito de molestar para hacer preguntas absurdas o regalar una bandolera como símbolo de su programa. Reconozco que hace gracia las maneras del Follonero, pero tanto usted como yo sabemos que sin una cámara detrás, tan osado reportero, no se atrevería a meterse con los cuerpos de seguridad del estado, por ejemplo, que sólo hacen su trabajo (y pasa todos los domingos), y gracias al status temporal que le otorga la programación, sólo es identificado y no detenido como le pasaría a cualquier ciudadano que hiciera lo mismo.

“Salvados” se basa en la jeta de su presentador. Aunque para jeta, y por no cambiar de cadena, podemos hablar de fútbol. La cadena de Mediapro está cambiando el concepto del deporte profesional por el ¿bien? del aficionado. Ya no hace falta tener ninguna plataforma digital de pago para poder ver a tu equipo todos los domingos. Ahora te lo dan gratis en La Sexta, aunque lluevan las críticas por doquier. Gracias a varias tretas contractuales con los equipos profesionales, han conseguido hacerse con los derechos de prácticamente la totalidad de los conjuntos de la Liga BBVA. El problema es que los horarios de varios partidos coinciden, y a un genio de La Sexta se le ocurrió dar los encuentro en formato multipantalla, el mismo que te permite ver ¿todo? y a la vez nada. Se centran en un partido –gracias a la ley de Murphy siempre es el más soso y con menos goles-, y conectan con los demás campos para ver qué está pasando, justo en el momento en que -¡oh casualidad!- un equipo marca gol. Desde luego que quienes se están frotando las manos son las radios, y sobre todo las locales, porque si quieres saber qué hace tu equipo y lo televisa esta cadena, ya puedes sintonizar tu radio local preferida, y a ver los goles y las mejores jugadas en el resumen de la noche. Pero el pastizal que se están dejando en dar el fútbol en abierto no les compensa si pierden audiencia. ¿Solución?, aprovechar un canal para amas de casa como es Hogar 10, y dar partidos de fútbol. Así entre recetas y el anuncio de la vaporeta, podemos disfrutar del partido de nuestro equipo. Quién nos lo iba a decir, pero es un placer que lo echen en Hogar 10, porque en La Sexta, si no es el partido estelar, toca compartir espacio con los demás, y es un verdadero suplicio. La temporada que viene puede que se organicen mejor -sólo si la TDT permite sistemas de pago, si no tocará seguir sufriendo- y estemos salvados de la multipantalla. Por lo menos esta temporada podemos agarrarnos al “Yo no pago”.