Cábalas navarrómetras

Bienvenidos al espectáculo de las cábalas políticas forales. Hoy se ha dado a conocer el Navarrómetro, que ha arrojado los siguientes resultados: UPN 17-18 parlamentarios; PSN y NABAI 12-13; PP 5; IU 2; CDN desaparece del mapa político.

Empiezan las especulaciones. La izquierda tiene en sus manos el cambio. PSN-NABAI-IU tendrían mayoría y podrían gobernar Navarra y mandar a UPN a la oposición. Claro que UPN y PSN podrían reeditar sus acuerdos de gobierno y dar continuidad al ejecutivo, quizá con presencia socialista en alguna consejería. A CDN no le queda más que dejarse querer por el PP y llegar a un acuerdopreelectoral.

Santiago Cervera, líder del PPN, ya ha saltado a la palestra pidiendo que las distintas formaciones políticas dejen claro con quién estarían dispuestos a pactar para llegar al gobierno. Maniobra clara, porque a priori, lo lógico sería que la derecha se juntara para hacer frente a la izquierda, lo que supondría un gobierno UPN-PP-CDN. Pero no va a pasar.

No va a pasar porque UPN va a esperar hasta que el pueblo hable el 22 de mayo y poder sacar sus cartas de mano. Va a ser la fuerza más votada, pero aquí los escaños comienzan a cobrar gran valor. Creo que sale bien posicionado PSN. La crisis y los pasos en falso del ejecutivo Zapatero parecía que les iban a castigar, pero el buen hacer comunicativo, la reciprocidad y ese “arrimar el hombro” con el que tanto insisten, perece que puede dar sus frutos.

Las maniobras parecen claras. Después de aprobar los presupuestos comenzará la guerra para debilitar a UPN. Roberto Jiménez, más que nunca, puede ser la bisagra o incluso la llave del gobierno. Si entre PSN y PP consiguen debilitar a Yolanda Barcina y su partido, ganarán fuerza de cara a una futura negociación.

Está claro que UPN se va a agarrar a los volantes de los Phaeton hasta el último momento, y les va a dar igual con quién gobernar. Claro que, PSN tiene un talón de Aquiles llamado NABAI. Después del esperpéntico ridículo de hace cuatro años cuando Ferraz dijo no a los nacionalistas, si ahora entraran a pactar sonaría a sorna. La opción que tienen los socialistas pasa por UPN. Es la más clara.

Como ya publicamos en este blog, parece que el trueque Moscoso-Barcina es claro. Como diría Santiago Cervera, UPSN gobernaría Navarra y Moscoso tendría el bastón de alcalde.

Vaivenes políticos por delante hasta el próximo 22 de mayo. Y todo esto sin tener en cuenta la posible irrupción de la izquierda abertzale. Está claro que van a ser unos meses más que entretenidos. Mi apuesta, a 12 de noviembre es que Yolanda Barcina presidirá Navarra con el apoyo de PSN y Moscoso gobernará Pamplona con el apoyo de UPN. Hagan sus apuestas.

OPOSICIONING

El terreno político se presenta rocoso en el Estado español. Somos un país sin igual: terrorismo, sentimientos nacionalistas, nación de naciones…y oposición. Es sin duda la clave de la democracia moderna nacional y la debemos analizar desde nuestra posición apolítica y preocupación social. En un sistema democrático como el actual, el poder recae en los ciudadanos, quienes elegimos a unos representantes para que velen por nuestro bien, pero en ocasiones se obcecan con la idea de la victoria electoral y descuidan su obligación de preservar nuestros intereses. Es fácilmente entendible con un ejemplo clarificador. En el supuesto de que nuestro pueblo esté atravesado por un caudaloso río, se antoja necesaria la construcción de un puente para poder salvar este obstáculo natural. Obvio. Pues en España parece no ser así. Si el puente es mandado construir por el partido que tiene mayoría en ese ayuntamiento, demos por seguro que el partido que se sienta en las butacas de la oposición se negará, por el simple hecho de no haber sido ellos quienes expresaran la idea y de negarse a contentar al partido contrario y rival. Ese es el quid de la cuestión, la absurda relación que se empeñan en dar entre oposición y rivalidad. No tiene nada que ver. Los representantes políticos deben olvidarse de inútiles rivalidades entre sí. Este partido lo juegan con la misma camiseta, por lo que un logro de unos es un logro de todos. En España se da la oposición como un deporte, como una afición, y no como un deber social. Además es un deporte de alto riesgo, pues oponerse a todo va en contra de la sociedad en general, así que a lo mejor hay que añadir en la lista de deportes como puenting, rafting, o surfing el “oposicioning”. Ojalá tomen nota nuestros gobernantes y dejen de hacerse oposición un día sí y otro también, porque en un momento como el actual deben trabajar todos los grupos políticos juntos, independientemente de sus ideologías, y luchar por el bienestar general y por el bien social. ¿Utópico? En sus manos está que podamos encontrarnos en un momento histórico o no, y una de las mayores trabas es la oposición entre los dos partidos más votados del país. Oposición por oposición, no. Que se dejen de pamplinas y se olviden de las urnas, que dejen de prostituirse políticamente por un puñado de votos, y que no olviden que son representantes del pueblo, por y para el mismo.