El efecto dominó

Que el PSOE no pasa por su mejor momento es una evidencia que no ha hecho más que confirmarse en las elecciones catalanas. El batacazo de Montilla es un anticipo del descenso generalizado que pueden experimentar en todo el territorio nacional durante las próximas elecciones regionales y municipales.

La factura de la crisis comienza a llegar a Ferraz. Por ser positivos, lo mejor es que ya se pueden ir preparando. El electorado ha perdido confianza en Zapatero y por ende en el partido socialista. Sin convicción de líder, con la imagen absolutamente desgastada y con una extraña sensación de dar palos de ciego y llevar a España a la deriva. Mala pinta.

Podemos estar ante un efecto dominó. La primera ficha ha caído en Cataluña.

Cábalas navarrómetras

Bienvenidos al espectáculo de las cábalas políticas forales. Hoy se ha dado a conocer el Navarrómetro, que ha arrojado los siguientes resultados: UPN 17-18 parlamentarios; PSN y NABAI 12-13; PP 5; IU 2; CDN desaparece del mapa político.

Empiezan las especulaciones. La izquierda tiene en sus manos el cambio. PSN-NABAI-IU tendrían mayoría y podrían gobernar Navarra y mandar a UPN a la oposición. Claro que UPN y PSN podrían reeditar sus acuerdos de gobierno y dar continuidad al ejecutivo, quizá con presencia socialista en alguna consejería. A CDN no le queda más que dejarse querer por el PP y llegar a un acuerdopreelectoral.

Santiago Cervera, líder del PPN, ya ha saltado a la palestra pidiendo que las distintas formaciones políticas dejen claro con quién estarían dispuestos a pactar para llegar al gobierno. Maniobra clara, porque a priori, lo lógico sería que la derecha se juntara para hacer frente a la izquierda, lo que supondría un gobierno UPN-PP-CDN. Pero no va a pasar.

No va a pasar porque UPN va a esperar hasta que el pueblo hable el 22 de mayo y poder sacar sus cartas de mano. Va a ser la fuerza más votada, pero aquí los escaños comienzan a cobrar gran valor. Creo que sale bien posicionado PSN. La crisis y los pasos en falso del ejecutivo Zapatero parecía que les iban a castigar, pero el buen hacer comunicativo, la reciprocidad y ese “arrimar el hombro” con el que tanto insisten, perece que puede dar sus frutos.

Las maniobras parecen claras. Después de aprobar los presupuestos comenzará la guerra para debilitar a UPN. Roberto Jiménez, más que nunca, puede ser la bisagra o incluso la llave del gobierno. Si entre PSN y PP consiguen debilitar a Yolanda Barcina y su partido, ganarán fuerza de cara a una futura negociación.

Está claro que UPN se va a agarrar a los volantes de los Phaeton hasta el último momento, y les va a dar igual con quién gobernar. Claro que, PSN tiene un talón de Aquiles llamado NABAI. Después del esperpéntico ridículo de hace cuatro años cuando Ferraz dijo no a los nacionalistas, si ahora entraran a pactar sonaría a sorna. La opción que tienen los socialistas pasa por UPN. Es la más clara.

Como ya publicamos en este blog, parece que el trueque Moscoso-Barcina es claro. Como diría Santiago Cervera, UPSN gobernaría Navarra y Moscoso tendría el bastón de alcalde.

Vaivenes políticos por delante hasta el próximo 22 de mayo. Y todo esto sin tener en cuenta la posible irrupción de la izquierda abertzale. Está claro que van a ser unos meses más que entretenidos. Mi apuesta, a 12 de noviembre es que Yolanda Barcina presidirá Navarra con el apoyo de PSN y Moscoso gobernará Pamplona con el apoyo de UPN. Hagan sus apuestas.

De presupuestos habla la gente

Navarra tendrá presupuestos para el próximo ejercicio. Lo ha anunciado esta mañana el partido socialista en boca de su líder en Navarra, Roberto Jiménez. La historia es que PSN no va a votar en contra ni va a presentar ni apoyar ninguna enmienda a la totalidad, por lo que UPN con sus representación parlamentaria tiene suficiente para dotar a la comunidad foral de presupuestos sin el apoyo de ninguna otra formación. Eso sí, ahora se abre el fuego cruzado y el juego político.

Se confirma la reciprocidad. UPN se abstuvo en la votación de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso (este año su voto no era  necesario, si no que nadie dude que le hubieran hecho el juego a ZP), y ahora PSN da una palmadita en la espalda de los sapeurs de Sanz y Barcina para aparentar una calma artificial y para venderse como el partido de los ciudadanos por encima de intereses partidistas.

La clave está en el Ayuntamiento de Pamplona. Los socialistas ya han movido ficha presentando al diputado Juan Moscoso como candidato. Un primer espada que no iba a renunciar a su vida madrileña si no es por un puesto prácticamente garantizado. Y los regionalistas parece que se quedan sin candidatos de relumbrón. Mi apuesta personal sería Fermín Alonso, pero su juventud le cierra puertas.

El espectro electoral, si transcurre según la lógica, será parecido al actual. La derecha ganará y UPN podrá gobernar, seguramente sin PP y sin CDN. Sí, como lo oyen. CDN está más cerca de ser absorbido por los populares que de tener representación propia. Y UPN prefiere partir peras de estabilidad con los socialistas que volver con los populares de un cuestionado Santiago Cervera en la sede de Príncipe de Viana. La única duda es que Yolanda Barcina, actual presidenta de UPN y candidata al Parlamento foral, es más pro-PP que anti-PP. Aún así, me huele a que vería con buenos ojos un acuerdo tácito que lleve a compartir estabilidad en la Casa Consistorial y en la Diputación.

Lo mejor, que no hablaremos de mayorías y nos seguiremos divirtiendo una legislatura más con los vaivenes políticos. Lo peor, uno ya no sabe a quién votar ni si su voto sirve para algo. Tiempo al tiempo…

Los sapeurs de UPN

Los sapeurs son hombres congoleños con un estilo de vida muy concreto. Negros emigrantes en Europa, principalmente en Francia, que al volver a su aldea mantienen la costumbre de ir de punta en blanco, como si de un rico se tratara. Se acicalan, se ponen sus mejores galas, sus zapatos y salen a las calles (por llamarlas de alguna manera, porque no son más que tierra y barro) y son admirados y aplaudidos por sus asombrados vecinos. Muchos de ellos pasan incluso más penurias que el resto de habitantes de la aldea, pero no puede faltarles un buen traje y sus complementos, que responden a todo un código complejo de conducta fundamentado en los colores de los atuendos.

En la sede de UPN, como si de un poblado congoleño se tratara, no se dejan de ver sapeurs. Todos van bien vestidos y tienen como objetivo recibir las palmadas de sus conciudadanos, y los medios que emplean no les importan.

Esta misma tarde han decidido que no van a apoyar los presupuestos de Zapatero, claro que tampoco le van a dar la espalda. Simplemente, el diputado regionalista, Carlos Salvador, se va a abstener. Han escogido la salida fácil y han aclarado su estrategia de gato y ratón.

Con esta decisión no hacen más que ponerse del lado del PSN, que viene exigiéndoles responsabilidad y reciprocidad desde hace meses, en una clara maniobra amenazante y vinculante. Pero también se han puesto del lado de PPN y CDN, porque no le podrán acusar de haber respaldado al ejecutivo que está hundiendo España, ni de todo lo contrario.

Esta vez, merced a los acuerdos de PSOE con PNV (si me pongo a hablar sobre el asunto abro otro blog) y con Coalición Canaria, el voto navarro no tenía más que una simbólica importancia. Lo ha dicho Samuel Caro esta mañana, “con UPN o sin ellos vamos a tener presupuestos”. En cualquier caso, la decisión no me ha sorprendido y, no me cabe duda de que cuenta con el visto bueno del equipo de Roberto Jiménez. Quizá sea la manera menos mala de salir del paso con los presupuestos de 2011. Aunque, con estas decisiones, siguen haciéndole el juego a UPN.

No es difícil de entender, es año electoral y en Navarra nos vamos a divertir, y mucho. UPN hace de gato persiguiendo a los socialistas, y de ratón, dejándose perseguir por todos menos por los nacionalistas, faltaría más. Hoy me doy un beso, mañana le pongo la zancadilla. Y así será hasta que el 22 de mayo, cuando los navarros hablen en las urnas. A excepción de la más que posible declaración de intenciones PPN-CDN, los demás no moverán ficha hasta el día después. Pero me queda la sensación de que UPN va a gobernar sí o sí, aunque tenga que pactar con los de rojo en vez de con los de azul. O viceversa. El caso es mantener el Phanton oficial.