LA MALA SUERTE SE ASIENTA EN LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

00187465No salimos de una que nos metemos en otra. Hace una semana, a estas horas, nos lamentábamos por el atentado sufrido en la Universidad de Navarra, pero a su vez nos regocijábamos de que la veintena de heridos tan solo eran de carácter leve. La masacre de ETA se había quedado en daños materiales.

El Edificio Central es el edificio más bombardeado desde el final de la Guerra Civil, y mira que ha llovido desde entonces, las desgracias parece que no vienen solas. Ayer, en torno a las seis de la tarde, cerraban sus puertas. La razón, que el aire que se respiraba en su interior era tóxico. Había gente que estaba siendo ingresada en la Clínica Universitaria, un constante goteo que acabó por convertirse en avalancha. Más de 250 personas han ingresado con intoxicaciones respiratorias. Al parecer puede ser consecuencia del atentado de la semana pasada. Los gases provocados por la explosión mezclados con la baja toxicidad de la pintura y los productos que se están empleando para la reconstrucción de la parte afectada del edificio, han generado una nube tóxica. No ha salido a la luz porque estos gases nocivos se han ido almacenando encima del falso techo del edifico, y ayer comenzó a emanar.

Todavía se está investigando a fondo el asunto, pero por el momento y de manera preventiva, las actividades que se realizan dentro del Edificio Central (clases, gestiones, secretarías, etc.) han quedado suspendidas hasta la próxima semana. Desde aquí queremos desear una pronta recuperación a las 56 personas que hasta el momento continúan ingresadas. Esperemos que poco a poco se recupere la normalidad y que la suerte comience a sonreír este año que hasta el momento está sendo esquiva con la Universidad de Navarra.

Anuncios