Va a suceder

Comienza la semana de. No hablamos del clásico –uno más- de la liga, ni del próximo directo de Julián Muñoz en “Dónde estás corazón”. Ni siquiera hablamos del final de la crisis o la extinción de la gripe porcina, rebautizada como gripe A. Hablamos de la semana de la ilusión y del sueño. Más de dos millones de personas están implicadas. Grandes, pequeños, gordos y flacos. Podemos estar hablando de un cambio radical, una novedad que, como tal, nadie sabe cómo irá ni cómo acabará. ¿Acabará? La empresa no ha sido fácil, una nación entera, de una u otra manera, había detrás; y sigue estando. Los medios han desempolvado las lupas con las que le examinarán. Hay quien saca las uñas y afila los cuchillos. Esto va a empezar. La cuenta atrás está activada, queda un día para el gran momento. “Haz que suceda”, rezaba el eslogan, y está a punto de pasar. Va a suceder. El socialista Patxi López va a ser investido como nuevo Lehendakari, empujando de la poltrona a Juan José Ibarretxe y su PNV. La cuestión no es tontería, el PNV manda en Euskadi desde los inicios de la democracia. Hasta mañana. Los socialistas no fueron los más votados, pero han sabido jugar la partida, y pueden ganar el órdago a grande sin reyes. El PNV tuvo la posibilidad de renunciar caballerosamente a la lehendakaritza, pero ha preferido el ataque y derribo vacío de argumentación y centrándose en banalidades como que no puede haber una presidenta del Parlamento que no hable euskera o que van a fracasar porque sí, porque sólo el PNV comprende la idiosincrasia del pueblo vasco; nadie más. Si querían seguir al frente de su Euskadi, ¿por qué no renunciaron a toda expresión de violencia? ¿Por qué no decir basta ya a la izquierda abertzale? ¿Por qué no poder pensar más en todos –sí todos- sus ciudadanos? El castigo llegó en las urnas. No lo hizo en forma de descenso del PNV –pasaron de 29 a 30 escaños-, sino en forma de apoyo al resto de formaciones políticas rivales, caso del PSE, que creció 7 escaños y PP que subió en 2, aprovechándose del descalabro de EA y el descenso de IU junto a la desaparición de las papeletas de PCTV. Y con las cartas repartidas Patxi López cortó el mus. El terrorismo es un hándicap que juega en contra de los nacionalistas y que se ha convertido en la piedra angular socialista, además de la transparencia de la televisión autonómica y el respeto a los límites de la Comunidad Foral de Navarra, entre otros temas de enorme calado y trascendencia. Ha sabido llegar a acuerdos básicos con el PP que, a la postre, les ha dado el Parlamento Vasco. La duda es evidente: ¿Se van a tirar los trastos en Madrid y besarse en Vitoria? ¿Va a fracasar el entendimiento entre socialistas y populares? ¿Aguantarán la presión nacionalista? Quedan, en principio, cuatro años por delante para comprobarlo.

Anuncios

Acerca de periodismodigitalytal
Estudiante de Periodismo en la Universidad de Navarra, con ilusión por la profesión y ganas de trabajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s