POR ENCIMA DEL BIEN Y DEL MAL

El bien y el mal pueden ser tomados como conceptos difíciles de explicar. ¿Qué es el bien? ¿Qué es el mal? Las expresiones literarias han intentado humanizar los dos extremos. La poesía ha puesto nombre y apellidos al bien y al mal. Los ha comparado, lo ha ejemplificado perfectamente para ser comprendidos por el resto de los humanos. Uno no tiene que saber ni entender ni gustar las letras, pero un buen verso, cuatro palabras, pueden encerrar la mejor explicación que exista del bien y del mal.

En los tiempos que corren, no hace falta abrir las tapas de un libro o bucear en un buen poema para discernir ambos conceptos. El cine y la televisión muestran continuamente, en todas sus tramas, las marcadas diferencias que hay entre lo excelente y lo erróneo, el bueno y el malo, incluso hay personajes con una doble cara.

Ejemplos sobran en el día a día televisivo. Por ceñirnos a una serie de reciente creación, hablaremos de “Sin tetas no hay paraíso”, una serie de narcos y policías y malotes, de inocentes y asesinos. Empezaremos por la encarnación del mal. En este caso el señor Cortés es el lado negativo. Un personaje sin escrúpulos que antepone sus intereses personales, sus negocios y su dinero a cualquier otra cosa. Incluso renuncia a su mujer, a quien nunca ha querido, a pesar de haber pasado por vicaría, pero que la ha utilizado hasta el final como cebo para alcanzar todos sus objetivos.

En el lado opuesto se encuentra el inspector Diego Torres. Un policía que denuncia la corrupción dentro del propio cuerpo e incluso la persigue a pesar de las consecuencias, y al contrario que el señor Cortés antepone los intereses generales y el de la mayoría de los ciudadanos a sus propios intereses. Intenta acabar con la corrupción, el narcotráfico y los delitos de sangre.

El personaje con dos caras se concentra en el afamado “Duque”, que comenzó siendo el `malote´ de la serie y poco a poco se ha convertido en el bueno de la película encarnando a su vez el personaje romántico que hace lo que sea por salvar a su amada. Quiere acabar con su sucia vida y huir con su amor platónico, pero para ello no duda en disparar a quien se interponga en su camino, quitando valor a la propia vida humana ajena a la suya. Y por su puesto que no deja de traficar.

La inocente, en este caso, es Cata, la amada del “Duque”, que sin darse cuenta y desde su actitud sincera e infantil se ha metido en todos los líos posibles. Es el personaje central de la historia que se encuentra a caballo entre el interés de su marido, el señor Cortés, y el amor verdadero que profesa al Duque.

Reflejo del bien y del mal, cada uno en su papel. Es la fórmula actualizada y cotidiana de acercar la realidad al mundo, de expresar qué es el bien y el mal, de intentar explicar sentimientos de odio, venganza y amor. Tratan de que el espectador repare en ellos y se sienta identificado e incluso comprometido con el propio personaje. Y todo, como no podría ser de otra manera, a través de una historia.

Anuncios

Acerca de periodismodigitalytal
Estudiante de Periodismo en la Universidad de Navarra, con ilusión por la profesión y ganas de trabajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s